¿Cómo disminuir el estrés? Estrategias para la vida cotidiana

La ciencia lo confirma, vivimos hoy en un mundo de aceleración social. Los ritmos de la vida cotidiana son cada vez más rápidos y acelerados, y esto lo vemos en las dinámicas de trabajo, desarrollo tecnológico, relaciones amorosas, TV, redes sociales, etc...

No es entonces muy difícil comprender por qué en este contexto se pueden disparar los niveles de estrés. Parece completamente lógico. Lo es.

Ahora bien, ¿qué es el estrés psicológico? Muy brevemente explicado: El estrés psicológico es una relación particular entre el individuo y el entorno que es evaluado por éste como amenazante o desbordante de sus recursos y que pone en peligro su bienestar.

Es cuando creemos que una situación particular desborda nuestros recursos personales para afrontarla. Es necesario verlo como un proceso transaccional, entre el estímulo o situación estresante y la persona que responde. O sea, entre tu personalidad y lo que ocurre en tu entorno.

Ahora bien, qué estrategias o formas de afrontarlo tendríamos?

1Estrategia centrada en el problema:

  • Define claramente la situación que te estresa y confróntala.
  • Comienza a planificar las posibles vías o maneras de solucionar, evitar o cambiar la situación que te estresa. Ponte creativa/o.
  • Aceptación. Acepta las responsabilidades que tienes ante los problemas, así como el poder de transformación que tienes de tu realidad.
  • Sin embargo, hay cosas que están fuera de nuestro radio de acción…define qué y acepta esta realidad de forma puntual.

2Estrategias centradas en tu mundo emocional:

  • Toma distancia de las situaciones. Intenta mirarlas desde otros puntos de vista.
  • Toma consciencia de las cosas que están bajo tu control.
  • Reevalúa de forma positiva lo que te sucede. Aún cuando parezca que no es posible.
  • Busca apoyo social. ¡Esto es imprescindible! Da igual si eres una persona super sociable o no. El apoyo social te proporciona información, consuelo, respaldo. ¡No estamos solos!

Además:

  • Ayuda cuando interactuamos con animales o cuando contemplamos la naturaleza.
  • Cuídate y consiéntete, de la forma que más te guste y complazca.
  • Realiza actividades que puedan compensar tus niveles de estrés: ver una peli, hacer ejercicios, salir a pasear, dormir, etc...

El caso ideal es poder combinar ambas estrategias, centrándonos tanto en el problema como en la emoción, y ¡atacar el estrés por todos los ángulos!

Pero Cuidado:

Pensar cómo afrontamos el estrés puede ser en sí mismo una fuente de estrés. La forma en que enfocamos las alternativas ante una situación, pensamos qué podemos o qué vamos a hacer, puede convertirse en sí misma en una fuente de estrés adicional o contribuir a aumentar aún más lo que en un inicio desencadenó todo el proceso, o, por el contrario, llevarnos a una atenuación del mismo.

¿Qué hacer entonces? Escucha conscientemente a tu cuerpo. Si comienzas a poner en práctica tú sola/o estrategias de afrontamiento y sientes que no te llevan a resultados o que empeoran tu situación, es un síntoma claro para buscar otras ayudas especializadas.

Sin embargo, puede pasar que decidas hoy empezar a incluir en tu vida cambios pequeños. A gestionar mejor tus emociones, a cultivar el optimismo y la creatividad, a planificar y a analizar situaciones y buscar alternativas, o sencillamente a buscar más actividades compensatorias, dormir más, informarte etc...

Créenos, estas son las pequeñas acciones que hacen la diferencia. Solo hay que comenzar.

¿Estás listo para más?

Únete hoy a nuestra comunidad y comienza a construir la vida de felicidad y plenitud que mereces.

+VIDA Asesoramiento psicológico y coaching diseñado a la medida y con pasión para ti. Nuestra misión es apoyarte y brindarte asesoramiento profesional para fomentar tu bienestar emocional y desarrollo personal. Te ayudamos a revertir la tristeza, dejar de sufrir y ganar la claridad y el coraje para diseñar y vivir la vida que mereces. Trabajamos, esencialmente, por tu felicidad sostenible.
Contáctanos

Comments powered by CComment